Observación en Montessori

La observación del infante en la pedagogía Montessori es fundamenta en una observación científica, sin juicios de valor, totalmente objetiva y sin interpretaciones por parte del adulto. No es una tarea sencilla, pero es realmente útil para conocer las necesidades del infante, su desarrollo natural y sus periodos sensibles.

Observar requiere de un estado de concentración importante en el que la guía tan sólo debe mirar, describir lo que ve, sin prejuicios, ni hipótesis.

Importancia observación Montessori
Importancia observación Montessori

Relación entre la pedagogía con la observación Montessori

Para María Montessori la observación consiste en “atestiguar” el desarrollo del infante, es una técnica que se adquiere con la práctica. También es una habilidad fundamental para la guía, cuya función es la de aportar los conocimientos según la decisión del propio infante, sus habilidades e inquietudes.

“Más que mostrar el uso de materiales de una manera nueva y significativa, el trabajo del maestro debe ser guiar el desarrollo espiritual del niño y, por lo tanto, la observación del niño no se limita solamente a entenderlo. Al final, todas las observaciones deben salir a la luz y éstas serán la única justificación que tenga el maestro para ayudar al niño”.

La observación debe ser positiva, constructiva y en todo momento respetuosa. Por lo tanto, se necesita que la mente esté en calma y presente en el momento.

Observación Montessori Village
Observación Montessori Village

Cómo es la observación Montessori

La guía para observar debe tener un papel y un bolígrafo, sentarse en una silla de observación asignada sin cambiarse y permanecer en silencio. Si un infante le habla debe ser cortes con él, pero sin más detalles.

Antes de nada, debes escribir la fecha y cómo se siente en ese momento, clima, luz, estado de ánimo, etc. Es importante no mirar fijamente a la guía, escribir sin que los niños y niñas le vean escribir y anotar en todo momento sus conclusiones.

¿Qué debo observar?

LIBERTAD

  • ¿Se mueve el infante libremente en el ambiente y en el exterior?
  • ¿Hay libertad de elección del material?
  • Si no existe libertad absoluta, ¿qué límites hay?
  • ¿Existen periodos fijos de receso entre una y otra actividad?

ORDEN

  • ¿Cómo llega el niño y la niña al ambiente? ¿cómo logra la calma?
  • ¿Cuál es la actitud del grupo en el ambiente?
  • ¿Los infantes se sienten cómodos?
  • ¿El material está ordenado y es el adecuado?
  • ¿El infante devuelve el material a su lugar?

ACTIVIDAD

  • ¿Cómo inicia el infante su jornada de trabajo?
  • ¿La jornada de trabajo se desarrolla con libertad?
  • ¿Cómo es la concentración del infante en el trabajo?
  • ¿El infante presta atención a las presentaciones de la guía?
  • ¿Cuál es la actitud del infante al terminar el trabajo y su jornada?

AMBIENTE

  • ¿Existe orden en el material? ¿está colocado adecuadamente?
  • ¿Se llevan a cabo las actividades con materiales reales?
  • ¿Existe material para las actividades culturales y artísticas?

Ambiente preparado en la observación Montessori

Para lograr que la concentración del infante sea estable, debemos observar que el niño y la niña pone atención a un objetivo. Para ello es necesario que el ambiente esté preparado.

Puntos de concentración en una actividad:

  • Dirigir la atención.
  • Limitación y movimiento.
  • Uso de la mano.
  • Repetición.
  • Exactitud y precisión.
  • Placer.